5 jun. 2011

-soledad

ya no existen las bienvenidas en casa, ni las sonrisas, ni los halagos, ni las promesas, ni los tequieros que no sean tan sólo palabras, hace tiempo que este jardín marchita flor a flor, pero hay días en los que se hace más evidente que nunca, ni el jardinero es fiel, ni cuerdo, ya no riega nada más que las malas hierbas, se queda en el porche admirando la sequía, orgulloso de la nada que le rodea. ha perdido el juicio y ya no sabe qué tierra es la buena, está sólo, tras vociferar y enrabiarse con todo, esas flores que olieron para él, dejaron en unos brotes verdes su fuerza pero es insuficiente, él ya no las mira, ni las mima, su torpeza se acrecenta y ya nada nace a su vera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

palabras