21 abr. 2010

-Eyjafjallajökull

y el mundo se paralizó. se convirtió en una inmensa cuenta de pérdidas y ganancias. somos tan poca cosa, tan pequeños en comparación con la fuerza de la naturaleza y pretendemos poner valor, comprar y vender lo que creemos que es tangible pero la naturaleza, su fuerza, su poder de transformación es tan intangible y a la vez tan avasalladora cuando se manifiesta que deprecia cualquier bien que creemos tener. somos suyos, pertenecemos a la tierra aunque siempre hayamos creído lo contrario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

palabras