24 ene. 2010

-la atracción por el abismo

perdemos la pureza, la ingeniudad y a veces hasta cavamos nuestra propia tumba. dibujamos arcoiris a la vez que marchamos en sentido contrario, atraídos por el abismo. destruímos por definición, por defecto todo cuanto podría ser, íntimamente ligados a los fracasos, el hombre tiende a sacrificar cuanto hay de bueno y puro en su vida. la adrenalina, el vicio, la necesidad de cambio e ilusión conjuran el destino y son demoledores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

palabras