14 ene. 2010

-incrédula

me duele la cabeza, el vientre, la espalda, el corazón... todo se tambalea mientras me aferro a las letras, mientras me dejo despeinar entre sus brazos... es duro ver como se derrumba el único pilar que parecía inquebrantable de tu vida. nada es para siempre. si antes, ya era una escéptica ahora... creo que no me queda absolutamente nada en lo que creer.

2 comentarios:

  1. Cree en ti misma!

    ResponderEliminar
  2. no suelo cuestionarme, por tanto siempre creo en mi misma de forma innata, lo malo es cuando hay que creer en los demás. gracias cesc.

    ResponderEliminar

palabras