2 dic. 2009

-deserts

estoy en mi desierto, desnuda, sedienta, desolada como todo aquello que piso. de nada sirven las voces, los remilgos, las lágrimas... ni el eco queda para hacerme real... en el desierto todo vale porque nada es. lo inútil deviene un todo. mi arena tropieza entre sus dunas, más allá con sus piedras y el aire todo lo convierte en polvo... caminar en vano, discutirle al sol su dureza, a la luna sus frías noches... ese es mi desierto, el lugar privado de los sueños arruinados, de las esperanzas en eterna espera, el mundo varado en el confín de mis ilusiones... es tan fácil borrar una vida, ser invisible y caer en el abismo de lo que nunca ha existido... mi desierto, el mar de arena y sus laberintos en los que me pierdo cuando la impotencia resquebraja mi aliento... divinos desiertos en los que dejarse abrasar y desaparecer...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

palabras