20 ago. 2009

-relax















nada puede hacer sentir mejor a una mujer que tener alguien que la ame a ultranza, nada le da más paz que no sentirse en el deber de corresponder, nada crea más adicción que todo el tiempo sea para ella, para su bienestar... no hay hombre más amado, más preciado que aquel que sabe escuchar un cuerpo femenino, que aquel que se alimenta de hacer feliz para ser feliz... los milagros no existen, los deseos rara vez se cumplen y los hombres en raras ocasiones saben desprenderse de su egoismo... una lástima, quizás así no sería necesaria la infidelidad, ni tan necesario el divorcio... la ilusión no se va sola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

palabras