12 jun. 2009

-todo de golpe

era necesario reactivar el sector de la construcción y hacer obras... pero nadie tuvo en cuenta que afectaría y de qué forma a todos los negocios que las padecen, delante o al lado, toda españa anda patas arriba, no hay quien circule, ni quien venda nada, ni tire adelante su lugar de trabajo, la incomodidad, la sensación de agobio y la pereza unida a las pocas ganas de gastar... no sé si fue peor el remedio o la enfermedad! cuando se acaben las obras, además de obreros y constructoras en crisis, se habrá sumado todo el resto... a veces hay que dejar que el río retome sus propios cauces en lugar de hacer presas que acaben por desbordarse...y que arrasen con todo a su paso. esta economía necesita reajustarse y tener las redes tendidas para no desmoronarse pero tomar según qué decisiones en sólo unos sectores... puede acarrear males mayores... vivir a día de hoy en estas ciudades es como el infierno de los ruidos, los atascos, el polvo, la inaccesibilidad y la desolación... ni un alma se pasea por el centro.

3 comentarios:

  1. Todos vivieron de la sopa boba, hasta que se les acabó el pastel, Clara. Te lo dice un ex-autonomo de la construcción. Para colmo sin derecho a ninguna ayuda del Estado, queriendo sin poder, seguir ejerciendo mi obligación de padre, y darle la manutención a mi hija, y con un pie en la calle como no empieze pronto a pagar el alquiler de mi piso. Lo más triste es que como yo, ya somos millones. Hoy publiqué una entrada sobre el 23 F, cuando el pueblo reclama y no hay ayuda, así se empieza, esperemos que acabe pronto o la debilidad de nuestros gobernantes nos va a llevar al abismo.

    ResponderEliminar
  2. yo no he vivido en ninguna sopa boba, yo no he sido autónoma, yo no he estafado a Hacienda, yo no me he hipotecado hasta las cejas, yo no he gastado más de lo que tenia, yo no me puedo beneficiar de ninguna ayuda, yo no tengo más de una casa....
    y yo...necesito reajustar mi economía si quiero sobrevivir.

    ResponderEliminar
  3. se ha vivido de ilusión mucho tiempo y cuando la realidad nos arrastra, nos cuesta reaccionar y sobrevivirla. pero a todo se adapta el ser humano, hasta a vivir sin luz. ánimo. aunqeu sirva de poco el ánimo ante la injusticia que existe desde el euro y desde el crack.

    ResponderEliminar

palabras